HACER Y PENSAR POESÍA

Taller en CONSTELACIÓN con DANIEL FREIDEMBERG

 .

Hacer y pensar poesía: textos

En el taller-clínica de poesía de Constelación Cultural, durante tres meses, estuvimos conversando y trabajando con Daniel Freidemberg los textos que presentaron los participantes al taller.

Una experiencia muy potente, en donde cada quien asumió ser el capitán de su propia navegación.

Agradecidos con Daniel y su «latido humano, y su timbre vital y sincero», compartiendo su mirada,  agudeza,  con cada participante que se permitió este diálogo poético.

 

INDICE

{Nota: al final de los poemas de cada tallerista el ícono de Constelación trae de nuevo a este índice}

 

Susana Gianfrancisco:

Tempestad
I
II
III
me miras

Claudio Piermarini:

Petróleo
Alienación

Natalia Acosta

Día selfie
Selfie extremo

Verónica Barbero

Viaje a una tumba

María Laura Paz Posse

Septiembre, noche y grillos

Fernando Cifre

Ars poética

César E. Juárez:

no hay
cerca

Lorenzo Verdasco:

Esposas
Balthazar

Alejandro Paz

—aún sin título—
Temporalidades

Mirena Muñoz

Sonido inaudible
Lo incorporal
Fantasmita amigable
Charco

 

 

Susana Gianfrancisco

 

Tempestad

llegaré hasta vos
cabalgando nubes negras
presagio de tormentas

seré
viento enloquecido
torbellino envolvente
de hojas y de espinas
que te arranque
del refugio dulce
donde moras

iluminaré tus ojos
con rayos y granizo
que arderá en tu piel
que te agite y revuelva
que te deje mirando hacia mi cuerpo
tan transparente
y rabioso
para hacer de él
la trinchera
donde habites

 

I-

Tocando
la exacta dimensión
de tu cuerpo
el barro de la infancia
es ahora
material de esculpir
deseos.

II-

Tuve tu cuerpo.
Ahora necesito
la sonoridad
de las palabras
que alumbran
y deslumbran.

III-

Cada palabra
que pronuncio esconde
la intención
de encantarte.
Y es afanoso
el camino.

 

 

 

Susana Gianfrancisco, 2 de enero, 2018

——–

Me miras
alas al viento
me elevas
torbellino de hojas desalmadas
para después posarme
en la piel
de tu infierno.

—————

Esta tristeza fecunda
me habitó
con su olvido.
Y fui matriz generosa
para alimentarla.
La veo crecer
día a día
como la niña
que nunca
fue parida.

 

hacer y pensar poesía: índiceSusana Gianfrancisco – 6 de diciembre, 2017

 

 

°

“…Cuando las calles muerdan el polvo del desamor,
cuando las ciudades caigan,
yo se que haré…”
Moris.

Petróleo (Calentamiento global de las almas)

a Kadafi

Espero tiempos
en que debamos de nuevo dejarlo todo atrás,
para que los muertos entierren a los muertos
y caven los moribundos sus fosas fatigadas.
Tiempos de partir sin saber
y de salir de nuevo a morir en los caminos,
para fundar la tierra.
Tiempos en que debamos otra vez
cruzar los mares, ignorándolo todo,
confiando sólo en el dragón de fuego,
que enarbolan temerarias nuestras proas.
Tiempos que vuelvan desde los Tiempos
como volvieron las olas.
De bebernos todas la Vía Láctea
en la alta noche de los bosques alunados
y sobretodo, de extraños horizontes muy lejanos,
signados por la estrella del misterio.
Tiempos en que de nuevo sople el Bóreas
una masiva era del hielo,
que venga por fin a enfriar las almas,
a redimir la montaña de cuerpos apilados
en esta larga y despiadada guerra por el Fuego.

 

 

 

         “…este valle de fábricas de tristeza…”
                                                                               J. Sabina  («Cerrado por derribo»)

Alienación

  A  Freud y a Marx, o sea a Marcuse

 

Se puede morir de disyunción,
se  puede llorar al pie de las iglesias
hasta agotar el agua de las fuentes
y convertir el Edén
en un desierto calcinado.
Uno puede darse al sacrificio
en un altar  para dioses que no existen
o entregar el alma a feroz idolatría
y adorar todos los fetiches del Capitalismo
hasta volverse de plástico,
ser un simulacro de la vida,
un  muñeco de cera organizado,
andar y desandar los vastos hipermercados
confundiendo felicidad con mercancía.
Se puede consumir todo tipo de drogas ilegales
y con la cara del Che tatuada en el antebrazo
jugar a la ruleta rusa  con narcopolicías.
Se puede morir de pie defendiendo una mentira
por no turbar el sueño de sepultos antepasados,
yacer con prostitutas un alba de ceniza,
por el bien del Patriarcado y con un guiño del  Papa
o escribir un libro de poesía
como un gran cementerio de amores enterrados.
Se puede  traicionar al propio corazón
una y mil veces,
sólo para volverlo a traicionar,
pero lo que no se puede, bajo ningún concepto
es tratar de vivir en la verdad,
soñar tu propio sueño,
decir yo quiero, yo deseo
y no tener tres veces que negarlo
antes de que cante el gallo.

 

hacer y pensar poesía: índice

 

 

Verónica Barbero

Visita a una tumba

Estas son ciudades, Corina.
Este es un auto.
Esta mi foto en el carnet de conducir.
Esto  una clase de manejo,
con un tipo diciendo que mate al perro,
que le tire el auto encima.
Esa  la parada del colectivo,
donde se van los días
de muchas mujeres
esperando.
Eso es enojo.
En sus miradas.
Estos son sus hijos.
Uno rubio,
el otro morocho
de ojos azules.
Eso es vergüenza
en el rojo de sus cachetes.
Estos son certificados de nacimiento.
Padre de Nombre Desconocido.
Ese es un tipo en cuclillas
de idioma incomprensible
colocando los durmientes de las vías del tren.
Sobre la placa en el césped
del lote 210 de la fila cuatro,
esta es mi mano, Corina.

 

hacer y pensar poesía: índiceVero Barbero – 27 de  noviembre, 2017
 

Natalia Acosta

Día selfie

El día es rojo como yo y nos deslizamos
líquidos y espesos de descarte
Por agujeros fríos y algunos blancos
El remolino nos lleva
la parte que nos sobra
Somos el día y yo
intentando encastrar
en lo que aún queda del otro.

Selfie extrema

Si trazara en mi cuerpo mapas de mi propio cuerpo
Si insistiera en no perderme
y me lastimara con tatuajes
que representaran incluso a mis tatuajes a una escala ínfima.
Perdería muy pronto la noción acerca de cuál soy y esto me diluiría
muy yo, multiplicada, reproducida.

 

 

hacer y pensar poesía: índiceNatalia Acosta –  6  de diciembre, 2017

 

 María Laura Paz Posse

 

Septiembre, noche y grillos

El aire trae montaña, verdor y ruido
Ruido de vida que brota más allá 
De mis ojos que miran
Vida que brota,
Verdor y grillos.
 
Si estás entre la gente
Si vas, como el río
Quiero que me encuentres
Soy la que voy entre el verdor y el ruido
Soy la noche
Soy unos ojos que han partido
 
Si estas entre la gente
Si vas como el río
Quiero que me encuentres
Soy la noche
Soy ardor, latido
María Laura Paz Posse – 14 de diciembre, 2017

hacer y pensar poesía: índice

 Fernando Cifre

Ars poética

I

Arremete una vez más el poeta empecinado.
Su lira se mostró estéril, ¿dará el laúd resultado?
Se agiganta la simiente de su loca fantasía
mas su letra se rebela y ello impide que germine
la poesía.

Cuántas plumas se han quebrado
contra muros de papel.
Cuántas glosas, cuantas rimas
malogradas.
Luciérnaga verde en un torrente de miel
a mitad de camino entre el ser y la nada.

II

Un árbol oscuro llama
con voz robada al silencio
al loco ebrio de miel
que diez mil veces ha muerto.

Pero el loco no responde
manda cual propio al insecto
a ver qué desea el árbol
para perturbar su sueño.

Y el árbol: “ve y dile al loco,
al poeta, al ebrio, al muerto
que por fin he germinado
no ha sido vano su empeño”.

Pero el bicho no obedece
se fastidia su entrecejo.
“Por qué habría de ser yo
entre ustedes mensajero

si tú eres la poesía
de aquel que ha sido tu aedo;
no te dirijas a él
grita tú su voz al pueblo

vives más, por ser un árbol,
que el humano que te ha hecho;
dale al viento sus palabras,
agita tus ramas al tiempo,

haz que la muerte no alcance
la canción de quien ya ha muerto,
que eres lo que hay de inmortal
en su alma y en su cuerpo”.

El árbol agradeció
del coleóptero el consejo
y soltó al aire su polen
fértil de verbo y de verso

para gloria del poeta
y de ti, lector, recreo.

hacer y pensar poesía: índiceFernando Cifre – 14 de diciembre, 2017

 

César Juárez

cerca de ahí

cerca de ahí
en la entrada
donde
los trenes
donde
los andenes
donde
ellos y ellas
nada
donde andrea
donde otros
y andrea
todos
escriben
cartas muertas
que ni siquiera
encuentran
cadetes
ni papel
ni memoria
cerca de ahí
pero no ahí
porque
en verdad
no hay lugar
aunque
el deseo
que me arrasa
proponga
una cartografía
hecha de minucias
donde
sus piernas
donde
mi lengua
donde
el vértigo
que me pierde
que lo pierde
donde
las medias
donde
la locomotora
donde
mis brazos
donde
un cuerpo
se reconoce
como
cuerpo
en las manos
en el roce
que sensible
lo hace

César E. Juárez  – 26 de noviembre, 2017

No hay

no hay
ni habrá garantías
solo esta deriva
donde el nosotros
no es el nosotros
y que se parece demasiado
al instante
o a una imagen
cuyo eco
es otra imagen
o su inadvertida música
que mi voz ausculta
apenas

hacer y pensar poesía: índiceCésar E. Juárez, 6 de febrero, 2018

 

Lorenzo Verdasco

Balthazar

acostumbraba
a desviarme

por el pasaje
balthazar

apenas
ponía

el cigarro
en la boca

alguien me
ofrecía fuego

al mirarlo
y mirarme él

yo ya
adivinaba

dónde iba
a terminar

de dar
la última pitada

en la oficina
esperaban

el
alegato

quizá la
libertad

de un
hombre

dependía
de mí.

conozco
una pensión

sin
problemas

todavía
recuerdo

mi voz
diciendo eso

y después
cuando el otro
se iba

dormía un
sueño

de varias horas

evoco
la almohada

blanda y
blanca

el último
ronronear

de un gato
náufrago

evoco el
extraño
pasaje

único testigo
válido

de mi portarme mal…

 

Lorenzo Verdasco – 25 de noviembre, 2017

Esposas

ellos me doblan
contra la mesa

desabrochan mis
vaqueros

mi boca pasta
en el mantel

ignotas migas
de pan

metafísico
estais

a patadas
me abren
las piernas

llevan
mis manos

hacia
atrás

cuando ya
parece

que van a
abusar
de mí

por la postura
expuesta

de mi culo

siento
en las muñecas

el frío
del acero

ya tiene
los ganchos

grita un
agente

paselón
ordena otro

como de
refilón

veo el mondongo

hirviendo
en la ollita
verde

entonces
recuerdo
que

para la noche
me habías
prometido

el plato
preferido

y ahora
pensé

que me
transportan

orondamente

a la
incomunicación

yo
me
pregunto

¿quién se va
a comer
toda
esta
buseca?

pensamiento
imbécil

qué importa
eso

cuando uno
pierde

la libertad

sin
embargo

vos sufrís
del hígado

al pibe no
le gusta

¿y quién lo
va a hacer?

esposa

invitá al
vecino

siempre
te mira

cuando
volvés del super

con las
bolsas

hacé de
cuenta

que
soy
yo
el que come

pedile
algunos
pesos

para

organizar
el cumple
de luisito

y que haga
de papá

hasta que yo
vuelva

total
es
viudo
el
hombre

y debe tener
plata

porque
dicen

que es
escritor…

hacer y pensar poesía: índiceLorenzo Verdasco, 8 febrero, 2018

 

 

Alejandro Paz

 

Temporalidades

 

I

Manantial dicente
donde Grafo bebe

un diosamiento de lo existente:
persiste en / la
co-ekistencia

 

II

lascas de la flecha del tiempo
de lo moderno / reclaman
complementariedad

chamánicos cantos:
lo que ha
estado
unido unido
volverá

cuerpo
junto al fuego
venido de estrellas

la flecha lanzada
tornó / espiral

en el original
exiguo balbucir

inventa delira ríe

su espacialidad / abre
topología angelical

venido de estrellas
aún llama

III

mana
vórtice en la piel de un dios
que ya no recuerda su nombre

un dios
sin Dios

que se des-identifica.

desde una ventana sola
Abyo Yalo oye la luna / tambor
despertando a la cordillera

<eje vertebrante>
la ciudad erigida como fuerte
resistiendo cercando lo calchaquí

y los vientos poblados
invisibles
bajan del norte

y es tarde Miguel
Juan ya está
aquí:

un kakán frondoso
nace en / las
abismáticas selvas del aire

IV

substancia y efecto de tempo
verso y anverso
del existente y existir

anhela narratividad
mythos heterógeneos / inter-conectan
una mímesis de / una forma de ser

trentino signo eficaz
aún antes del yo Abismático:
la voz juega

de báculo del hombre
se transforma en su Kan

caduceando seculariza La Magia
las representaciones son

y así crea

V

en un cúmulo
el jacobino de ojos tibios se hamaca
lee el devenir

sabe que saltará a un tiempo
lee «yo es otro»
y rie por los dos

Fer y Ata charlan
Bernabé Zambo sabe
que al tiempo hay
que trabajarlo para
fundar / mundos nuevos

 

VI

aún Kalasasaya recibe al sol
siembra cosechas
y yaravíes

ciclo cósmico y personal
calendarizado
Galileo Galilei

aritmetizó temporalidades
inaugurando la nueva ley

la sacó del la interioridad del niño
que pudo poner
el mar en el / huequito

hecho
con su / paradójica
palita de representación

sí sí
más tres es cinco
más uno seis

un nuevo círculo
entonces / la modernidad
es su centro

ahora perfumes posmos
escamotean
en su invisibilidad

dispositividades o fauces
transilvánicas / tragandosé

flujos de plusvalor

VII

faunos sí
o faunitos
(lo de sujeto aprieta en / algún momento)

y el acorde sonará
aludiendo
desenfadado

abismal

saltar al otro surco
del tiempo

abrir el juego
abrir-el-juego
{abrir el juego}

al intrépido
al valiente

saltar
salvífico curioso enamorado

VIII

imago
supervivente
anacrónico

sensible a la mirada

membranas
nuevas / recién descubiertas

habilitan / todas
las direcciones

IX

un tiempo de
tierra sin mal /Yvy Marae’ỹ
espera

astrolabial
navegación
en / cada palabra

el corazón
habilitando

su acaecer

mientras tanto
andar.
Eso / qué más.

Ale Paz – 28 de noviembre, 2018

 

 

—Aún sin título —

—¡Paragua, paragua!
—¡El cable para la dvd!

—¡Paragua, paragua!
—¡El cable para la dvd!

la ciudad despierta
entre cantos.

Con las horas, irá
solidificándose

la calle que baja,
maipú,
rememora,

escucho la
descripción,
interpretativa,
desde los terrenos
inaccesibles
de su ajenidad.

Sé,
“no ve la trampa”,
los mecanismos articulando,
—sigilosamente—
distintos niveles,
en donde en uno: acecha

sé,
“no oye la trampa”
cree lo que dice,
y ahí atrás,
una red, a punto de extenderse, de caer.
(El plano aspira a subyugarlo todo)

{La voz vieja
se diferencia del ruido}

¿Acaso todo lenguaje
que nomina
no cae una y otra vez, y otra vez
en la misma ilusión
que es su sí mismo?

un Damocles centellea
surge entre planos
no habrá ya jardín común.

objetividad
hasta la subjetividad
Je est an autre

(luego, los temerosos
cansarán la andada huella
para huirse del producir sentido)

¡cuerpo en llamas,
        voz en fuga,
        posibilidad del ser!

y la poesía se filtra
entre los dedos del libro

vaivén de imágenes
hilan pensamientos

poesía-ensayo
en ritmos de pájaros

 

 

ahora,
el zumbido de la trampa que cayó
inadvertida,

un punto de vista,
y la claridad de la certeza
solidificando una identidad.
hackeando el sistema

presos de un punto de vista
un pixel que se enseñorea
y un damocles sacado.

 

—Paragua, paragua!
—El cable para la dvd!

Cantan, escanciados, por ranas.

 

Luz sensitiva filtrándose por la floresta
                          —el cielo se desliza—

La vida, frente a la nada
patentiza sus costillas

y la voz vieja que surje
se distingue del ruido

escapar del humanero
siempre requirió
pies ligeros, amigo

Una fisura,
y un río invisible
de imágenes

el peso de las certezas
disueltas,
un hálito de vida,

donde
la identidad
es el fluyente río todo

Luz sensitiva filtrándose por la floresta
                  —el silencio—

la voz
sube

Frente a la noche, la vida

escapar del humanero
con pies ágiles.

Una fisura,
envuelto en el
ópalo hálito.

El mágico umbral se abre
asombroso.
Seguir a un gesto
          hasta el final.

Sea un brillo
sea un tono
sea una luz.

o en el sueño,
ocurre lo disonante,
después, antes,
¡subirse al rayo!

—”La clave: las tía abuelas”—
(sus manos de exterioridad,
arcillan una línea, un árbol,
punto de clivaje)

{Los ángeles en su propia dimensión}.

Aquí
amasar el pan,
darlo,
comerlo,
serlo.

hacer y pensar poesía: índiceAle Paz – 8 de febrero, 2018

 

Mirena Muñoz

 

Sonido inaudible

hay sonidos

no audibles

para el oido humano

hay lo que no podemos

poner en palabra

lo que demora

y a su ritmo

parecemos

movermos,

cual lluvia

invisible

que guía

con sus hilos

orquestales

los actos cotidianos

que somos nosotros

del otro lado

del sonido

que hay

 Mirena Muñoz, 9 febrero,2018

Lo incorporal

del cuerpo de trabajo

del cuerpo de bomberos

del cuerpo de policía

del cuerpo de la noticia

del cuerpo de investigadores generales y especiales

del cuerpo de peritos 

del cuerpo de traductores e intérpretes

de cuerpo de exploración

del cuerpo de aceleración o de mariposa

del cuerpo puntual

del cuerpo de leyes

del cuerpo del delito

del cuerpo de cristo

del cuerpo de escritura

del cuerpo de la revolución

del cuerpo del deseo

del cuerpo a cuerpo

e

incluso

del cuerpo incorporal

lo incorporal

es  

el cuerpo

Mirena Muñoz – 28 de noviembre, 2017

 

Charco

ese día
el agujero
de la calle
había juntado
agua de lluvia y torbellinos
nosotros
en la orilla 
miramos 
bajo el reflejo
el brillo
de otro cielo

Mirena Muñoz – 28 de noviembre, 2017

 

Fantasmita amigable

¡Aplausos!
ha caído el telón
los fantasmitas han salido a escena
cargando sus pesadas túnicas blancas
llenas de agujeros 
son amigables y torpes
asustan y saludan
al público
en general la familia
que ha venido
amablemente
a la fiesta
fantasmal

hacer y pensar poesía: índiceMirena Muñoz – 28 de noviembre, 2017

 

 hacer pensar poesía - textos - Constelación Cultural