Lenguaje de la poesía

El lenguaje de la Poesía

¿Qué tienen en común el verso pentámetro yámbico inglés, el alejandrino francés y el haiku japonés?

El rasgo en común más evidente es que cada uno tiene una métrica relacionada con la manera en que organizan las unidades de sonido en sus métricas tradicionales. Pero hay otro punto en común: las diferencias específicas entre los sistemas de sentido de estos lenguajes hacen poco probable que la métrica de una tradición pueda ser tomada prestada completamente por otra. O no sin adaptación, esto es:

Aunque el inglés tiene sílabas, la unidad organizativa más importante en el inglés hablado y en la poesía es el acento. En inglés el acento es muy importante: permite diferenciar a pares de palabras tales como grabación y grabar (REcord —sustantivo— y reCORD —verbo—).

La poesía inglesa explota el acento. Se puede ver esto en los variados pies que refieren a un agrupamiento de sílabas acentuadas y débiles (tónicas y átonas) en el inglés: por ejemplo un pie yámbico consiste en un par de sílabas: débil- FUERTE; mientras que un trocaico tiene una secuencia de pares: FUERTE-débil. Entonces el conteo es logrado al contar pies como en un pentámetro yámbico (que tiene cinco yambos por línea), o doble dáctilos (dos dáctilos por línea). Como ejemplo aquí hay una línea de un pentámetro yámbico de Twelfth Night con las sílabas tónicas en mayúsculas.

if MUsic BE the FOOD of LOVE, play ON

Pero el acento no es ni cercanamente tan importante en muchas otras lenguas: por ejemplo en el francés el acento no distingue entre pares de palabras de ningún modo. En cambio en francés, el acento es constantemente puesto al terminar un enunciado, sea una palabra aislada, o un fragmento de oración, o una cláusula completa:

bonJOUR
but bonjour louISE
bonjour comment ca VA?

Esto quiere decir que es imposible tener un pentámetro yámbico o trocaico en francés porque sus enunciados podrán formar líneas pero tendrán a los acentos muy al final, en la última sílaba.

En vez de contar pies la poesía francesa cuenta los números de sílabas por líneas. La rima más clásica es el alejandrino que contiene doce sílabas. Este patrón se usa para obras como el soneto en donde se esperaría encontrar un pentámetro yámbico en inglés. (Shakespeare, por ejemplo, si fuera traducido en verso, sería en alejandrinos). Por convención, la línea es a menudo separada en dos partes de seis sílabas, y cada cual termina con una sílaba acentuada, pero se necesita hacer esa separación usando signos de puntuación o a través de la sintaxis porque no es una propiedad de la palabra en sí misma. Aquí hay un fragmento de un soneto de Rensard en donde todas las cesuras tienen comas salvo la última, y luego una traducción usando un pentámetro yámbico.

Quand vous serez bien vieille, au soir à la chandelle,
Assise auprès du feu, dévidant et filant,
Direz chantant mes vers, en vous émerveillant:
“Ronsard me célébrait du temps que j’étais belle.

When you are very old, spinning or skeining wool
At evening by the fire, pale in the candle’s flame,
You will recite my poems in wonder, and exclaim,
“Thus Ronsard honored me when I was beautiful.

{Cuando seas anciana, a la luz de la vela
sentada junto al fuego, fugazmente y calmada
dirás recitando mis versos maravillada:
«Ronsard me celebraba el tiempo que era bella»}*

N-T *En español el alejandrino es de 14 sílabas, con hemistiquios en la  7ma sílaba.

Existen alejandrinos en inglés ya que es posible contar el número de sílabas por línea, pero tienden a no sonar naturales a un hablante inglés como el alejandrino a un hablante francés; o no suena tan natural como un limerick muy típico en el inglés. {N.T: El limerick es un poema corto humorístico que tiene 5 líneas que riman}.

El limerick se asienta completamente en la acentuación de las sílabas en su estructura y tiene un acercamiento muy flexible al número de sílabas. Lo que hace al limerick un limerick el el entramado de sílabas acentuadas de 33223, coincidiendo sus rimas en el esquema AABBA. Por ejemplo aquí hay algunas líneas de aperturas clásicas con sus acentos marcados y números de sílabas indicadas.

  1. There ONCE was a MAN from nanTUCKet (9 syllables)
  2. A TUtor who TOOted the FLUTE (8 syllables)
  3. A WONderful BIRD is the PELican (10 syllables)

¿Tres sílabas acentuadas? Efectivamente ¿Un constante número de sílabas totales? No tanto. Pero incluso así siguen siendo reconocibles como limericks. (No puedo encontrar los originales de las dos primeras líneas, pero la del pelícano fue de Dixon Lanier Merritt).

Incidentalmente en el old english y en muchos otros lenguajes germánicos actuales hubo un sistema métrico conocido como verso acentual, basado enteramente sobre sílabas y sin ningún tipo de organización en pies. El sistema actual, basado en el pie acentuado, es un híbrido de ese viejo sistema con algunas influencias francesas y latinas, y pueden verse rimas en muchas canciones de cuna. Por ejemplo en «Baa baa Black Sheep» que tiene dos sílabas acentuadas por línea pero sus posiciones y el total de números de sílabas varían ampliamente:

BAA, baa, black SHEEP, (4 syllables)
Have YOU any WOOL? (5 syllables)
YES sir, YES sir, (4 syllables)
THREE bags FULL; (3 syllables)
ONE for the MASter, (5 syllables)
and ONE for the DAME, (5 syllables)
and ONE for the LITtle boy (7 syllables)
Who LIVES down the LANE. (5 syllables)

¿Y qué pasa en el japonés? Mencioné a la poesía japonesa como si ésta estuviera medida por sílabas como en el francés pero eso no es estrictamente cierto sino que es medida por pequeñas unidades conocidas como moras. Sílabas breves o ligeras (como /sa/) tienen solo una única vocal corta y son consideradas una mora, mientras que las sílabas largas o pesadas (como /saa/, /sai/, o /san/) tienen una vocal larga o diptongo, o terminan con una consonante y se consideradan dos moras. Mientras la gente escribe anglicados haikus (5-7-5) o tankas (5-7-5-7-7) tienden a contar el número de sílabas y estos números en realidad refieren al número de moras (las cuales existen sólo en el japonés).

Convenientemente la ortografía japonesa es muy buena indicando el número de moras: cada caracter en katakana o hiragana corresponden a una mora. For ejemplo el nombre japonés de «Japón», 日本, puede ser pronunciado nihon (hiragana: にほん), en todo caso tiene dos sílabas y cuatro moras (ni.p.po.n).

Aquí está el famoso haiku de Matsuo Basho como ejemplo:

古池や蛙飛び込む水の音         *
ふるいけやかわずとびこむみずのおと  **
old pond – a frog jumps in – sound of water   ***
viejo estanque – un sapo salta – sonido del agua

* versión original (mayormente en kanji) / ** versión traducido al hiragana / *** una de las muchas traducciones al inglés.

El inglés no tiene realmente un concepto de moras o de sílabas pesadas o ligeras. Lo más cercano al concepto de moras es que las sílabas tónicas a menudo tienen vocales más largas y de una mayor prominencia en la palabra y que, de alguna manera, son similares a la pesadez  de una sílaba de dos moras. De igual manera, el japonés no tiene realmente un concepto de sílabas sino de moras. (Tiene un acento en el tono que distingue entre dos palabras, lo que puede ser pensado como similar al acento del inglés). De cualquier manera el japonés no es el único lenguaje en el cual la mora es un concepto importante, también tenemos la tradición métrica del latín y del griego.

Entonces, tomando a un escritor clásico en cualquiera de estos idiomas —tomemos a Shakespeare— entenderemos por qué no escribió con otra forma: la asequibilidad del lenguaje lo tornaba improbable. La prosodia del inglés da sílabas tónicas y átonas para organizar y no moras para contabilizar; mientras que la prosodia japonesa tiene moras pero no para organizarlas dentro de sílabas tónicas o átonas —ni de ningún tipo de sílabas—.

Esto no quiere decir que no sea posible aproximarse a una forma poética de otro lenguaje, sino que quedará en aquello: en una aproximación. Habrá que «traducir» una en la otra, lo cual requiere traducir patrones fonológicos específicos: podemos pretender que las sílabas del inglés sean equivalentes a las moras japonesas; o pretender, supongo, que las moras japonesas o las elevaciones del tono puedan organizarse dentro de pesadas o ligeras y estas a su vez en pies. No importa qué tan cercanas estas formas pudiesen estar, nunca serán exactamente las mismas.

¿Cuánto sería no exactamente las mismas? Le pedí a una amiga japonesa que corrigiera este artículo para pescar cualquier error bochornoso de caracteres en la sección japonesa del artículo. Me reportó que no había problemas de caracteres pero me dijo que ella nunca se había dado cuenta que los «haikus» en inglés involucraran contabilización de sílabas: que ella siempre supuso que eran poemas cortos pero sin constricción de longitud dado que no pueden involucrar moras. En la actualidad hay un género reconocible de «haikus en inglés» que involucra el contar sílabas, pero la sorpresa de mi amiga muestra que el tratar a las moras y a las sílabas como equivalentes no parecería ser una decisión tan obvia.

 

Escrito por Michael Erard.
Traducido por Mirena Muñoz y Alejandro Paz

Indagaciones en la poesía

(grupo de lectura y estudio)

Indagaciones

En la luna llena, en Constelación Cultural, comenzaremos una particular “Indagaciones en la poesía – grupo de lectura y estudio”. Indagando a la poesía a través de textos claves. Asumiendo la potencia del lenguaje poético en una experiencia de lectura aguda, conociendo y explorando diferentes poéticas, sin dejar fuera la experiencia del lector en su aquí y ahora.

Lectura y estudio

Serán reuniones periódicas donde articularemos un diseñado itinerario de textos, que contempla lo poético y lo teórico —los textos estarán disponibles en el grupo—. En lecturas morosas; tanto yendo como viniendo del (al) texto, como método de indagación, la idea es detenerse en distintas áreas de la poesía y profundizar en el diálogo que propone.

Continue reading

Poesía Concreta

 

 

Con este breve texto-homenaje a los hermanos Augusto y Haroldo de Campos queremos, de una forma antropofágica —ya que aprendimos de ellos a leer este concepto en Oswald de Andrade, y en sintonía con Retamar y Rodó, lo que sería una hermenéutica latinoamericana analéctica— conocer e incorporar sus obras a nuestra mirada: haciéndonos eco de sus recorridos, compartiendo algunos de los poemas concretos e integrándolos a nuestro modo de andar. Ahí viene saltando por la floresta del exordio nuestra cena.

Continue reading

Roberto Piva y su orfismo

(1937- 2007). Paulista. Publicó los libros Paranóia (1963), Piazzas (1964), Abra os olhos & diga ah! (1975), Coxas (1979), 20 poemas com brócoli (1981), Quizumba (1983), Antologia Poética (1985) y Ciclones (1997).

En indagaciones en la poesía nos  detenemos en la poética de Roberto Piva que, en diferentes planos, hará emerger de una manera única elementos beat, surrealistas, eróticos, y a una etnopoesía ecologísta-mística americana.

Sin embargo no queremos dejar de compartir aquí algunos poemas de Piva, de diferentes épocas de su producción, en donde con pasos órficos va interrogando la experiencia del éxtasis arcaico, y a la poesía que se permite delirar para curar. Continue reading