Hilos de canto

          1

Urdiendo una mortaja
de lo ya post-humano
ciber-arañas viajan por hilos semánticos,
portan refulgentes insignias                          le llaman logos
se adhieren a
las palabras mot-mosca
con baba silenciosa, las deglutan, las fagocitan.

Luego, desde dispositivos comunicacionales las resurrectan
en mercancías
y horizontes desmelinados.

Redes de captura, panópticos planetarios
escrutan, cavan
no ya desde las alturas
sino de dimensiones innominadas.

            -topológicamente nada-
            -topologías de la nada-

El lenguaje es des-
articulado, es des-
habitado.

Nuevas escamas
de piel
del Sistema
ontoateologizado.

          2

Si la contracultura
cruzaba en el andar moroso, re-encarnado,
libre, la senda de Abbey Road,
oblicuo a la vieja abadía
un Juan,
el hombre más famoso que Cristo,
mezcló, también, lo alto y lo bajo,
predicó y vivió el amor;

el tiempo devino, operado por el Sistema, en
un Abu Ghraib, luctuoso, opaco, hege(l)mónico
donde en un Cristo ya desrostrizado
-con capirotes inquisitorial-
cableados sus brazos
vaciada la sangre que posterga la nada;
estallarán los polos en su cuerpo
-mundos se destruyen-
quemando alas en
fractales infinitos de dolor y terror.

          3

Laberintos liberales
esconden sacrificios humanos
humeantes
de hornos invisibilizados.

[Quizá
un hilito de la Voz que canta
            -y el amor-
aún ariadna]

          4

Conminado
a pensar
lo inmediato
desde lo sencillo
la flor que deslumbra
            -porque sí-

La flor del presente
acaece en el sentido
de los sentidos
que se abre al existir
-percepción en tanto hay un
existente-

El hombre, bicho semántico
cuerpo en la interperie,
sangre de ángel y titán,
en los sentidos una
organización que traslitera el mundo
habita, piensa, existe.

          5

Aunque innominadas
son dimensiones magallánicas.

-Fugas entre continentes-
Sin tiempo ni tampoco espacio,
dimensiones que
Einstein no vió, que
Ainstain no calculó;
y siempre lo tuvo en la punta de la lengua
en la puntiaguda, burlona,
lengua que mostraba.

Google se levantan como Golem
la lengua sin sujeto
con la palabra y el báculo.

Y el Sistema ilocalizable,
-imperial-
post-humano
crea mundo.

Y en barracas mantiene a Mnemosine
            -la dimensión temporal
            nutricia, que conecta con
            el rememorar de lo pasado-
titubeando amnésica.

Armas de destrucción masiva,
mentiras planificadas,
en cuadrículas,
lanzadas por /con los misiles.
Babeles de ruidos
se chupan el Tigris y Éufrates
y caen y caen y caen en el silencio
impune y cínico.

La palabra dada quedó vaciada,
el don
abandonado.
Se pregona:
¡La subjetividad ha muerto!

 

        6

Vinculada al hombre
desde la sombra del árbol del Paraíso,
las palabras hechas con árboles, fuego y hombres.

Fuego en el protolenguaje
en su poder ir más allá.
Ardiendo en lo esencial,
            en lo no dicho,
-sino sería objetivizable, y justamente no lo es.
Un frasquito de agua del Amazonas
no es el río-.

Con su germinal estructura de arraigo.
Su elemental movimiento a la luz
La estructura por donde el cielo
también baja.

Estructura en donde, suspendida
en la interperie,
se asienta y canta.

         

          7

¡Nauj, pastor de la Res
date vuelta!
¡El sentido común es el lobo!
Dilo,
vibrando con cada palabra
siendo con el viento que las insufla
y desparrama:
“El Logos, el rayo
El misterio aún no se ha ido”.

¿Y qué hacer con el silencio del
Parménides de Fridemburgo?
Humilde, humildísimamente
llenarlo
con la Paideia.
Más que plusvalía para la gula,
saltar a lo angelical.

¡Nauj, pastor de la Res
date vuelta!
¡El sentido común es el lobo!
Se pastor del Ser.

 

Alejandro Paz, noviembre 2016

pensamientos de 2 \"Hilos de canto\"

Los comentarios están cerrados.